Mi cuenta

TRABAJOS MANUALES: TODO SOBRE LA MASTURBACIÓN MASCULINA

       

La masturbación no es una práctica de segunda. ¡Qué va! Requiere técnica, pericia y psicología.

TRABAJOS MANUALES: TODO SOBRE LA MASTURBACIÓN MASCULINA

Mi primera toma de contacto con una paja fue viendo la película carrie (1976). La mala, la rubia, con su melena extraesponjosa a lo Con 8 basta conseguía que John Travolta dijera sí a su truculento plan contra Sissy Spacek  poniéndose manos a la obra en la trasera de un coche. Se calzaba un guante de plástico de los que se regalaban en las cajas de tinte –que eso no lo entendí bien– y en menos de lo que él tardaba en entrelazar sus manos detrás de su nuca, ella, mordiéndose el labio inferior, daba rienda suelta al placer del de los ojos azules.

Ahí supe que una chica puede conseguir lo que quiera solo con proponérselo y, eso sí, con un buen juego de muñeca. Pero chicas, desengañaos, hacer una buena paja, una paja de esas que nunca se olvidan, no es tarea fácil. No basta con saber tocar la zambomba ni con batir dos huevos para una tortilla francesa en cada cena.

La masturbación no es una práctica de segunda. Qué va. Requiere técnica, pericia y psicología. Y tampoco hacer una paja es algo por lo que tengamos que sentirnos incómodas –ya, el brazo se cansa, lo sé–, y ni mucho menos, utilizadas. En absoluto. ¿No nos gusta a nosotras que nos acaricien el pelo, que nos cojan de una mano, que nos masturben también? Pues eso. Además, los chicos para cuestiones de sexo son más pragmáticos. Una paja es una paja. Punto. No le demos más vueltas. Y para la que se las dé, como decía Samantha Jones, ‘podremos estar arrodilladas, pero les tenemos cogidos por las pelotas’. Porque sí, vedlo así si queréis, para muchas mujeres, masturbar a su pareja –que implica masajear su pene pero también su autoestima– no solo supone complacerle, sino también realizar un cierto ejercicio de poder. Provocarles la erección, desencadenarles el orgasmo cuando se desea, y notar que el miembro pierde su dureza en la mano, a muchas les genera una sensación de dominio que hace muy, pero que muy interesante esta actividad. Vamos, que tiene su punto para que te sientas como una sacerdotisa del sexo.

Y ahora te estarás preguntando cuál es esa técnica definitiva para hacer una paja de esas que hacen historia. Pues bien, el abc definitivo para el éxito no existe, más que nada porque a cada chico puede que le guste una cosa diferente, pero también te digo, no te aferres a lo que en otras ocasiones te ha servido; combina, mezcla, imagina, disfruta y diviértete. Ser conservadora no te lleva a ningún sitio. Empezaremos por lo básico.

La técnica para hacer una paja no requiere una ingeniería nuclear, ni siquiera un título a la mejor batidora de mantequilla de Masterchef. La cosa es simple, lo único que tienes que hacer es coger el pene y agitarlo rítmicamente hasta que consigas que eyacule. Pero no, no basta con menearla como si fuera una sardina. Para conseguir el mayor placer posible hay ciertas cosas que nunca debes olvidar:


No tengas prisa

En primer lugar, deberemos elegir un buen momento para masturbarle. No lo lleves apuntado en una libreta ni subrayado en rojo. Sorprende, sorpréndete... Diviértete. Consigue que tenga una buena erección. Comienza por meterle mano por encima del pantalón. Pálpale bien el paquete. Toquetéale. Nada de amasar. Roza. Fuerte, suave… Desea ese paquete… Y cuando ya tenga una buena erección, desabróchale el botón del pantalón, bájale la bragueta y mete la mano dentro, por encima de la ropa interior. ropa interior Haz todo esto con una mano mientras os besáis.

Lubrica bien el pene

Ahora, bájale los pantalones y quítaselos. Desnudo de cintura para abajo, coge su pene con una mano, lámelo de arriba abajo, pasa la lengua por el glande, rodea el glande con tus labios, métete el pene dentro de la boca. Insalívalo bien. Ese es uno de los secretos. La lubricación. Siéntelo dentro de tu boca mientras le acaricias los testículos. Lame el glande. El pene debe estar muy húmedo porque si no el roce no da cariño, sino desolladuras. También puedes usar lubricante en lugar de saliva. Échate en las manos y frótalas bien, que el lubricante suele estar frío y no es agradable que te toquen con las manos frías, ¿no? Luego extiéndelo bien por todo el pene. Ya podemos seguir. Ah, por cierto, hay lubricantes con sabores que son más adecuados si a la vez que le haces una paja le quieres ir haciendo una felación.


Comienza a masturbarle

Agarra su pene por el tronco con una mano y agítalo rítmicamente de arriba a abajo, sin forzarlo, al principio ve despacio hasta que veas que le gusta así. Puedes preguntar para asegurarte de que realmente le gusta. Y cógelo con fuerza. Es tuyo. Todo tuyo.

Aumenta el ritmo poco a poco hasta que se corra

Agítalo rítmicamente de arriba a abajo, con cuidado pero con determinación. Y conforme veas que se excita, su respiración se entrecorta y agita, aumenta el ritmo poco a poco; y mientras, con la otra mano, puedes acariciarle los testículos con la yema de los dedos o cogérselos con fuerza como si tu mano fuera un Príncipe Alberto, y no te olvides tampoco de la parte interna de los muslos, el ombligo o el perineo (la zona que hay entre los testículos y el ano). O incluso si te atreves, puedes insalivarte un dedo y metérselo en el ano. Pero asegúrate de que esto le va a gustar, que los hay reaccionarios en asuntos de orificios. Acelera el ritmo cuando intuyas que se acercan los fuegos artificiales. Más rápido, más rápido… hasta que mmm...

¿Y el semen?

¿Qué harás con el semen cuando tu chico eyacule? Que juegues con su semen entre tus dedos le pondrá muy cachondo. Y bésale mientras lo haces. También puedes optar por que tu chico eyacule en otro sitio que no sea tu mano. A los hombres les excita lo de eyacular en la boca de su pareja o en cualquier parte de tu cuerpo y ver cómo se desliza por tu piel, que el porno ha hecho mucha mella en este sentido… Esto depende de tus gustos, de la situación. Pero, niña, ¡cuidado con los ojos! ¡Escuece! Que una buena paja no te impida tampoco ponerte máscara de pestañas, cariño.

 

Fuente: Cosmopolitan

Garantízate tu placer!

Publicado el 12/11/2015

       

RSS 2.0 (El Blog de SiempreErotica)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

 Buscar

Productos

Categorías del blog

Últimas entradas

Archivo

Envíos gratis Para compras superiores a 45 €

Síguenos en